Las cosas que pasan en el Planeta Tierra son tan dispares que, me reconoceréis que cuesta asimilarlas. Con bastante seguridad, mañana conoceréis los nombres, los apellidos y las caras de las personas que organizaron el 11-S, pero hoy, os envío tres cosas muy diferentes.
-La crónica de Mario-Jedi Málaga acerca de su viaje cargado de periódicos a Andalucía, con una “visita” muy particular. Africa (Madrid) y Jesús (Sevilla) me han contado cosas parecidas. Por poneros en contexto, os contaré que Mario ha tenido tres discotecas en Málaga, que tiene un gran tatuaje en el brazo y que su estampa de “hombre que ha vivido” te recuerda más a un ex legionario que a un yogui hindú…
-El primer documental sobre energía libre en castellano, traducido por Colin Lander. Os envío los tres primeros links y seguís la pista.

http://www.youtube.com/v/nLD46zXPEsk

http://www.youtube.com/v/5QhHfbMoDuA
http://www.youtube.com/v/gwyinR7rEn8
Sé que son tres cosas muy dispares pero, qué queréis, ¡esto es lo que hay!!!

Experiencias Jaque Mate

Mario, Málaga, el hombre que llevó los periódicos a Andalucía. 12 de mayo de 2009

Sabes Rafa… a veces he dudado mucho de todo esto… he puesto en tela de juicio ya no solo las teorías “cospiranoicas” que leemos a diario en sitios como tu blog, sino mis particulares creencias y apreciaciones sobre el mundo donde nos ha tocado lidiar. He estado en la búsqueda desde que tengo uso de razón y he compartido y vivido algunas experiencias que me han hecho pensar y me han llevado de vuelta a nuevos planteamientos y a nuevas dudas…

Los años vividos, las experiencias vividas y los encuentros con hombres notables que he tenido el privilegio de experimentar, me han llevado alguna vez al retiro, a resetear mi vida y a comenzar de nuevo en la humilde búsqueda del sentido, y desde el desapego del “yo” he entendido lo que para mí son algunas verdades…

No hay sentido en la vida si todo termina con la muerte.
Dios es algo inventado por la necesidad humana.
Hago lo que quiero según la libertad que me han marcado otros y que cada vez es más estrecha.
Mis valores, moral o creencias no son mejores ni peores que las de otros porque solo existen en mi cabeza y no en el mundo real, lo importante es lo que hagas con ellas.
Lo que hoy pienso e integro como mi verdad absoluta, mañana con una nueva experiencia, puede cambiar.
Morir no es peor que vivir o no haber nacido, pero tampoco es mejor.
Todo lo que hago, siento y pienso, ilusoriamente creía que lo decidía yo.
A veces he visto hechos que luego sucedieron.
A veces he captado un pensamiento lejano de otro ser sin entender qué sucedía.
A veces he descrito lugares donde nunca he estado.
A veces con los ojos cerrados he visto todo lo que sucedía a mi alrededor.
A veces sin venir al caso una alegría inmensa me ha sobrecogido.
A veces como un rayo que atravesase mi cabeza, una comprensión total me ha invadido.
A veces he roto mis ensueños y he visto la realidad de un modo nuevo.

Y todo ello me ha dado a entender que hay algo que se nos escapa a la comprensión cotidiana de la vida, algo que trasciende mucho más allá de lo que podamos imaginar, algo que nos conecta con un todo y que ese todo está en cada célula de nuestro cuerpo y nos da pistas para tomar el camino adecuado que nos lleve a otro nivel evolutivo, a una nueva expansión de la conciencia.

Cuando bajaba de Madrid hacia Córdoba cargado de futuro, seguía dándole vueltas en la cabeza a mis planteamientos mientras conducía, rodando por el fino hilo que separa las certezas de las dudas me planteaba si había tenido sentido dejar a mis hijas todo el fin de semana en casa de sus abuelos para darme esta paliza de kilómetros, pidiendo a no se quien un poco de esclarecimiento sobre esto, sobre si estaba equivocándome en mis prioridades. Sumido en esa espiral tormentosa de dudas sonó el teléfono, era mi hija Erika, 4 años, “Hola papá estamos en casa de la abuela, ha llovido mucho y ahora estamos merendando un pan con nocilla, te he hecho un dibujo, es una araña que come violetas y dibuja arcoíris con sus patitas”. Esto si que fue una señal divina, mis hijas contentas y felices y yo buscando un arcoíris en el cielo donde ver sus ojos… y en esas miradas al cielo pude ver como si fuesen tres estrellas lejanas alineadas perfectamente con la trayectoria de la carretera, tres luces a una distancia simétrica entre ellas. Luego, la que estaba como más cercana a nosotros se adelantaba y se ponía la primera en la formación, al poco la luz que en un principio estaba en medio y luego quedó la ultima, hizo la misma operación, se puso delante de las otras dos y así varias veces más. Repartiendo mi atención entre la carretera y el cielo pude ver como las luces emitían un pulso, como unos pequeños flashes, en eso aparecieron dos nuevas luces, no es que viniesen de otro lado sino que es como si estuviesen allí pero con la luz apagada y se encendiesen de golpe. Estas cinco luces se pusieron en formación, como los vértices de un pentágono y avanzaron juntas sin perder la formación hasta que desaparecieron detrás de unas montañas. Esto que cuento sucedió durante al menos una hora.

No tengo la menor duda de que no estamos solos, no tengo la menor duda de que estamos escribiendo la historia y que cada cosa o cada paso que damos en la dirección que nos dicta nuestro interior, es un paso para crear una nueva humanidad, un lugar diferente con una conciencia planetaria y universal diferente, no tengo dudas de que algo grande y nuevo está a punto de suceder y que tiene mucho que ver con nosotros.

Un abrazo, Fuerza y Honor.

Share and Enjoy:
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Facebook