Releeros las noticias que he publicado estos últimos días (o meses, o años), especialmente las razones para la dimisión del Papa, y conectarlas con la aparición del meteorito sobre Rusia con cuantiosos daños de ayer mismo.
Y ahora, daos cuenta de lo que significa que el imam de Arabia Saudita (guardián del centro del islam, La Meca) emite una fatwa (doctrina oficial) que refuta la ley islámica para admitir la sodomía en aras de que un yihadista pueda cometer un nuevo tipo de atentado suicida, llenando su ano de explosivos.

Como lo leéis. El final de los Tiempos (dimisión del Papa, meteoritos, signos en el cielo) está aquí y esta es la prueba.

El movimiento gay ha absorbido al islam y, de paso, demuestra que es parte de la paranoia terrorista.

En cuanto se traduzca (del inglés) al castellano, os lo coloco, pero se entiende bien, por medio de este activista musulmán que decodifica la perversión de su propia religión.
PD: El sábado, nos vemos en Málaga y el martes en Granada: mirad lugares y horas a la derecha.
PD 2: Una buena amiga con buenos lazos con la comunidad musulmana me escribe indignada por el comentario final a la noticia sobre la fatwa del imam saudita. Evidentemente, esa fatwa es una afrenta al islam pero, técnicamente, dado que Arabia Saudita es la guardiana de La Meca, ha introducido el movimiento gay dentro de la doctrina musulmana. Si hago el comentario es porque el año pasado el sheik de la comunidad sufi nashbandiq española canceló la presentación de mi libro “la Conspiración del movimiento Gay” en la tetería de La Vera (Extremadura) debido a las presiones del movimiento gay.
Me parece absolutamente paradigmático: cuando no te atreves a confrontar el Mal, al final te acaba devorando. Eso le ha pasado al islam con Arabia Saudita (y con el movimiento gay). ¡Ya es hora de que os levantéis, habibis! ¡ALLAH ESTÁ POR ENCIMA DE LA RELIGIÓN MUSULMANA! (No lo olvidéis).