La descubrí el otro día, leyendo unas declaraciones de un agente de la CIA que relataba las películas en las que habían asesorado y de las que se sentían más orgullosos. Desde la primera escena, os daréis cuenta de que esta película, más que una ficción, es un publirreportaje de la CIA para animar a la gente a meterse allí: y si reparáis en la fecha de estreno (enero del 2003, a unos meses de la invasión de Irak), lo entenderéis mejor. Las instalaciones donde se realiza el proceso de selección y adiestramiento en la película que veréis a continuación pertenecen al complejo de Langley, cuartel general de la CIA. Evidentemente, la trama estará dulcificada en algunos aspectos y exagerada en otros pero resulta casi totalmente creíble y, gracias a ella, podréis entender cómo funciona la Agencia por dentro.

Por supuesto, hay una trama amorosa con Colin Farrell y Bridget Moynahan que, como casi siempre en Hollywood gira en torno a si el hombre y la mujer pueden confiar en su amado.

PD: El título más ajustado para esta película que el elegido en España: “la prueba” sería “El reclutamiento”. En español, y enterita, merece mucho la pena, ya veréis.

PD 2: Utilizo la palabra “publirreportaje” para definir este largometraje por ser más conocida, pero el vocablo preciso para él es “docudrama”, es decir, un “documental filmado con actores” o “realidad ficcionada”.