Sin duda alguna, no se estaría montando la tremenda persecución sobre el hacker Edward Snowden si no se hubiera infiltrado hasta “la cocina” del Sistema: La NSA.

Ahora que han pasado unos días, creo necesario recapitular la importancia de sus revelaciones (o, más bien, confirmaciones).

Primero de todo, para los desmemoriados: según nos contó el recordado Milton William Cooper hace ya más de una década (cuando la mayor parte de la gente desconocíamos la existencia de la NSA), esta agencia se creó, mediante tecnología Tesla, para desarrollar un método de contacto con Extraterrestres a través de las telecomunicaciones. Ni más ni menos. Conviene no olvidarse de ello porque, de esa manera, nos daremos cuenta que tecnologías como el HAARP, los chemtrails o el escudo antimisiles han de tener mucho que ver con esta agencia, así como la NASA, obviamente.

Hace ya muchos años que se lleva diciendo que Microsoft trabajaba conjuntamente con el gobierno USA para tener control sobre todos los ordenadores, proporcionándoles “vías de acceso” a través de agujeros de seguridad. En este artículo de 1999, lo veréis más claro.

A la luz de lo que hoy sabemos, las sucesivas (y absurdas) actualizaciones de Windows 95 al 98 y el 2000, con minúsculos cambios, tenían como real objetivo mejorar el espionaje del ciudadano. Por eso, obviamente, se podía piratear tan fácilmente: ¡querían que todos lo tuviéramos!

Más seria es la insistencia de las instituciones de todos los países por tener Windows y no Linux: a la luz de lo que ha salido a la luz, es lógico pensar que Microsoft (la NSA) sobornó a altos funcionarios para que colocaran Windows en lugar de Linux. Algún día cercano conoceremos, sin duda, la cuantía de esos sobornos.

En esta otra web, te dan unos consejos para proteger tu ordenador de intrusismos, si usas Windows 7.