Hace pocos semanas, vimos un estupendo vídeo sobre esa rara especie humana llamada “los expertos”: gente que un buen día “ganaron” (no se sabe bien cómo) el privilegio de aparecer en los medios pontificando sobre lo humano y lo divino.
En esta ocasión, nos encontramos con el “experto” Sala i Martín queriendo convencernos de que, si nos dejamos dar por culo todavía más de lo que lo hemos hecho (con perdón), la economía mejorará. En el delirio de este señor (más que seguro miembro del movimiento gay), haciendo alusión a las declaraciones de otro experto (también miembro del movimiento gay) pontifican que las ciudades donde más extendida está la segregación entre hombres y mujeres, la economía es más dinámica, CUANDO LA REALIDAD ES QUE EL TRIUNFO DEL MOVIMIENTO GAY HA COINCIDIDO CON LA BANCARROTA DE TODAS LAS SOCIEDADES EN DONDE SE HA IMPLANTADO EL MATRIMONIO REDUNDANTE.
Así pues, lo que sí se podría afirmar, de acuerdo a los hechos empíricos, se podría afirmar, sin ningún GÉNERO de dudas, que el
MOVIMIENTO GAY HA LLEVADO A LA CATÁSTROFE A LA ECONOMÍA MUNDIAL.
Haced las cuentas, en el año 2005 se aprueba el “matrimonio gay” en España y comienza a extenderse por el mundo. La debacle financiera sucede en el 2008 y afecta a todos los países donde el movimiento gay está más implantado pero no a los que lo rechazan (como Rusia o Irán).
Lo que en realidad quiere decir el señor Sala i Martín (y no se atreve a decir claramente) es que si te vuelves homosexual (todos nacemos de la heterosexualidad: hombre+mujer) podrás alcanzar la cima de las empresas, y los puestos mejor pagados, lo cual es rigurosamente cierto.
Bueno, puestos a sumar gilipolleces a este final de los tiempos, y en medio de estas medidas “innovadoras” que dice impulsar el oligofrénico economista, aquí nos presentan un campamento para niños transexuales.
Estupendo, ¿verdad, señor Sala? ¡superinnovador!