El Príncipe rebelde, frente a sus tíos herejes, adoradores de "Saitán"

La noticia que esperábamos (sin duda conectada con la dimisión del Emir de Qatar y con las deserciones de los “rebeldes sirios”).

Las declaraciones del príncipe Khalid Bin Farhan Al-Saud no dejan lugar a dudas de que algo gordo se está preparando en monarquía feudal más influyente del mundo.

Entre otras cosas, el príncipe Khalid Bin Farhan “agradece a Dios el haber conocido la Verdad sobre el régimen saudita a través de una dura experiencia” y así conocer el sufrimiento del pueblo saudita.

Aparte de denunciar el mal reparto de la riqueza, el príncipe cuestiona duramente los mismos principios morales que defiende el régimen de los guardianes de La Meca: “el régimen de Arabia Saudita no se sostiene sobre las leyes de Dios ni tampoco la misma ley del país y sus decisiones, políticas y acciones están totalmente basadas en el interés personal de sus líderes. Todo lo que se dice en Arabia Saudita sobre el respeto a la ley y las reglas de la religión son ficciones, de manera que pueden mentir y aparentar que el régimen obedece la ley islámica“.

Tremendo. Muy importante la deslegitimación religiosa del país que guarda La Meca. Seguro que parte de este texto puede estar influido en el apoyo de Arabia Saudita a los “rebeldes sirios” con el fin de instalar un régimen que permita el paso de un oleoducto procedente de su país.

“Ellos sólo piensan en su propio beneficio y no en el interés de la gente y menos, en la seguridad nacional”.

Y lo mejor es que promete ofrecer mucha más información sobre la corrupción de su propia familia a través de un colaborador en Londres.

Todo indica que este es un paso diseñado para lanzar una rebelión interna dentro de la familia real que deponga a la actual élite gobernante. Un cambio generacional, en definitiva, pues el príncipe rebelde tiene, más o menos, la edad del nuevo emir de Qatar.

Conociendo un poco la zona (estuve en ambos países), seguro que estos jóvenes príncipes se conocen y han lanzado una acción coordinada para dar la vuelta a la situación y expulsar a los financiadores de Al Qaeda.

Supongo que no se os habrá olvidado que muchas informaciones dan por muerto al rey actual de Arabia Saudita desde hace meses, lo que implica un vacío de poder y una lucha por el trono que puede haberse desencadenado… ¡Ya!

Mucha atención a este movimiento, y a lo que pueda ocurrir en las próximas semanas.