Tremenda revelación del Buró de conflictos y operaciones especiales del Departamento de Estado, que puede ayudarnos a explicar cómo se montó la “revolución siria”.

El jefe de este departamento reveló el pasado 19 de julio en un foro de seguridad que gastaron 10 millones de dólares en comprar a policías sirios para que desertaran del régimen.

La pregunta que dejo caer es si no serían estos mismos policías los que dispararon a la multitud en las primeras manifestaciones contra Assad, que a su vez provocaron que una población se pasara a las filas “rebeldes”.

Por lo demás, parece evidente que las bombas colocadas dentro de organismos de seguridad habrían sido obra de estos mismos elementos (o habrían colaborado en ello).

¿Podríamos establecer un paralelismo entre este caso y el descarrilamiento del tren a Santiago? ¿Puede ser que esa llamada del interventor al maquinista JUSTO ANTES DE QUE SE ESTRELLARA la clave para saber por qué no frenó el tren? ¿Un hackeo? ¿Compró alguien a los implicados en el suceso?

Share and Enjoy:
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Facebook