Poco a poco, las informaciones sobre la financiación de Al Qaeda por parte de los gobiernos USA y del Reino Unido nos van a colocar en la pista de despegue de la verdad del 11-S. El guión creo que ya está escrito: Snowden publicará las comunicaciones de la NSA que demuestren que Netanyahu dio la orden desde la base israelita en Georgia (como ya contó Heneghan) y Dick Cheney ordenó que los servicios de seguridad aérea no derribasen a los aviones (teledirigidos como los actuales “drones”). Con seguridad, fue desde la propia NSA desde donde se pilotaron.
Es hora de que, aquellos que tenéis amigos policías o militares, les invitéis a tomar un café y les prevengáis para lo que está por venir: una limpieza descomunal.
De momento, en España (y con pocas reacciones inteligentes) nos hemos encontrado con la detención de ¡Un guardia civil acusado de 17 incendios! Los medios de comunicación actuales son tan patéticos que ni uno solo se ha hecho la pregunta obvia: ¿quién le mandaba? ¿quién le pagaba? ¿Es que nadie recuerda que este país sufrió UNA CONSPIRACIÓN DURANTE AÑOS que significó la pérdida de gran parte de nuestros bosques? Jamás se ha investigado y ahora nos enteramos que un policía se ha dedicado a crear incendios.
Al mismo tiempo, el rey de Marruecos firma (¡sin su conocimiento!) un indulto para un pederasta español ¡que trabajaba para el CNI!… ¡a requerimientos del estado español! (Luego, se ha echado para atrás, por la reacción popular).
¿Cómoooooooooo? ¿El indulto a un pederasta… espía?
Ha sido una lectora barcelonesa quien me ha sugerido que el espía podía haber participado en el atentado del 11-M…
No me parece una hipótesis desdeñable pero, como mínimo, este señor debe saber bastante de los atentados en Casablanca 2003, entre ellos un restaurante español… ¡obra de Al Qaeda!
Está claro que la policía y los servicios secretos van a tener una labor de limpieza de aquí a dentro de unos meses…
PD: Detienen en Murcia al pederasta español indultado por el rey de Marruecos. ¡Como se le ocurra chantajear al estado, en plan Bárcenas, nos vamos a reír!