Dada la importancia de este artículo, que completa el trabajo que he estado realizando todos estos años, lo reproduzco a continuación, con su correspondiente link para que veáis que es la Realidad del movimiento gay. El artículo se titula “Guía para zamparse heterosexuales” y se publica en la revista Vice México, y la reproduce The Clinic, de Chile si no me equivoco. Así se extiende el movimiento gay: corrompiendo a hombres. No os perdáis las referencias a la magia negra, el mundo del artisteo y el uso de tretas femeninas como los Celos. Este artículo es todo un seminario de homosexualización: un documento histórico, sin duda. Y no os perdáis el final: “UN CORAZÓN ROTO Y A POR OTRO HETEROSEXUAL”.

Por Revista Vice México

No existe fruta más dulce que un bombón con el recto intacto. Quizá creas que se trata de un sueño gay imposible, pero sabemos que es algo que se da muy bien entre heterosexuales. Pedimos a un amigo que nos hiciera un análisis detallado para descubrir cómo atraerlos hacia el lado multicolor de la fuerza. Al parecer, involucra un poco de magia, lo que fue una sorpresa.

Ten en mente, sin embargo, que nuestro autor vive en San Francisco, donde hay muchos más hombres heterosexuales que mujeres. Por lo tanto, le es más fácil asumir que el alto nivel de desesperación sexual en la ciudad puede hacer que los hombres sean un poco más abiertos al momento de decidir quién se encargará de sus partes íntimas.

———————
Cada vez que hablo con un colega sobre la más reciente cara heterosexual bonita que me encontré, el siempre me dice: “La única diferencia entre un heterosexual y un homosexual, es un cartón de cerveza”. Y aunque emborrachar a un güey y abusar de él mientras está desmayado es una forma de meterse en los pantalones de un heterosexual, siempre hay formas más creativas y menos criminales de hacerlo.

Incluso antes de tener edad suficiente para decir “baño de hombres”, ya rolaba desnudo con los chicos del barrio, nos reuníamos para ver porno, y daba besos jugando a que me había caído de un barco (el barco era mi litera y mi salvador era el niño más hermoso de quinto grado). Yo quería ser campeón de BMX (iba a Over the Edge e Vidas Sem Rumo para tener un referente). Fantaseaba con los amigos de mi padres, uno de los cuales era bombero, y amaba a todos los amigos de mis hermanos mayores. En la secundaria, mi primer amor de verdad estaba en el equipo de futbol. Quise entender por qué me había gustado el chico del club de los que lo hacen de frente. No estoy diciendo que los homosexuales no sean difíciles, pero si los cabezas rapadas y los osos no te llaman la atención, entonces no tienes muchas opciones.

Sé que un día voy a encontrar a mi Romeo, pero hasta entonces, hay que diversificar nuestras inversiones. Así que te diré cómo atrapar a un heterosexual. Empecemos con las cosas que NO debes hacer: las suplicas, la prostitución y las violaciones son una mala idea. Ponerte de rodillas y suplicar no es sexy (bueno, a veces sí), la prostitución sale muy cara y la violación es un delito. He aquí ocho pasos para quitarle los pantalones en una semana.

NOCHE DE CHICOS

Haz una “Noche de chicos”. Invita al chico heterosexual que te gusta, amigos heterosexuales cercanos y quizá a uno homosexual. Pero no invites a nadie que pueda impresionar a tu hombre, al menos no más que tú, o que pueda intentar robártelo. Una noche de hombres debe incluir las siguientes actividades: ver videos de rap y/o metal, pedir pizza, hablar sobre “nenas”, comer comida chatarra y ver una película como Bad News Bears. Beber mucha cerveza o cualquier alcohol, pero sólo con hielo. Un sillón lleno, contigo junto a él. No empieces la fiesta antes de las 11 de la noche, así aumentas las posibilidades de que tenga que quedarse a dormir en tu casa. No importa que tus amigas insistan en ir, NO LAS INVITES.

ARMA UNA BANDA [En España, "grupo de música"]

No importa si sabes tocar un instrumento o no. A los heterosexuales les encanta estar en una banda. Toma muchas fotos durante los ensayos. Convence a tu hombre de que la imagen lo es todo hoy en día. Y que las fotografías tienen que salir cada vez con menos ropa. Tienes que ver al hombre sin camisa y en ropa interior. Tienes que verificar el paquete para saber que todo este trabajo valdrá la pena, ¿cierto?

MAGIA

La magia es nuestro último recurso (llegaremos a eso más adelante), pero si es algo fácil de hacer, ¿por qué no? Cada que vayas al baño en un lugar público, escribe su nombre con tus meados. Sé que suena extraño, pero cada que lo hagas, él pensará en ti.

MÚSICA

Cada que esté cerca, escucha su música favorita. Puede ser punk, rap o metal. El rock es demasiado frío, pero si incluyes un poco de Madonna o algo de electrónica, seguro lo disfrutará (y saldrá del clóset. ¡Hermoso! Ya es gay).

VÍSTELO Y ENSÉÑALE A HABLAR

Préstale tu ropa. Dejar que se vista un poco más gay es legal. Ahora que se parece un poco más a ti, hay que enseñarle a hablar. Esto es supergay, pero los mensajes de texto son muy buenos. Deja salir al genio cómico que llevas dentro. Los chistes, la juerga y las siglas que se inventa (o piensa que tú te inventaste) son lo mejor. No te tiene que encantar, pero es increíble lo fácil que puede ser ligar.

BRUTALIDAD

No lleves al chico a “eventos gays”. Tienes que adaptarte a su mundo. Participar un poco en su brutalidad puede ser divertido. Ver una carrera de autos no es tan grave.

CELOS

La envidia es la emoción más fuerte del mundo. Si no estás progresando con tu heterosexual, es el momento de sacar las armas pesadas. Comienza con el primer paso (Noche de chicos), pero esta vez con otro amigo como tu principal interés. O cuando salgan juntos, coquetea con otro hombre delante de él. Se olvidará de las apariencias y hará hasta lo posible por recuperarte.

PIYAMADA

Ahora que su amistad está evolucionando es hora de hacer una piyamada. Vean una película y coman un poco de chatarra en la cama. Pero no hagas nada, espera a ver si él da el siguiente paso. Probablemente lo haga, después de todo también es hombre. Después de un par de piyamadas, si no ha pasado nada, es momento de dar el primer paso. Empieza por abrazarlo. Pronto se estarán besando. Un amigo me dejó una cosa muy clara: “Si chupas pito eres gay, pero si un gay te chupa el pito, todo bien”. Díselo a tu chico. A la mayoría de las personas les gusta probar algo nuevo de vez en cuando, ¿cierto?

MÁS MAGIA

Cuando todo lo anterior falla, es hora de un poco de MAGIA. Esto lo hice una vez en la universidad y sólo lo recomiendo si ya has intentado todo lo demás, y nada. Lo que tienes que hacer es: tomar un mechón de pelo de tu obsesión y ponerlo en una botella de agua con dos cucharadas de azúcar. Si te preguntas cómo conseguir ese mechón, puedes simplemente pagarle a un profesional, o cortárselo mientras duerme. Y aquí va el toque especial, agrega un poco de pasta en forma de pene (yo usé la que un güey le regaló de broma a mi madre). Puedes encontrar esta pasta pene en algunas sex shops. Después de mezclar la poción, hay que guardarla en un lugar seguro y esperar dos semanas. El hombre quedará completamente obsesionado contigo. Tendrás que revertir el proceso para que te deje en paz.

PARA TERMINAR

Un corazón roto es lo que seguro te espera en el futuro. Puede que él esté empezando a quererte. Incluso puede que empiecen a vivir juntos. Que caigan en el amor. Pero a menos que te cambies de sexo, es probable que esta fantasía no dure mucho tiempo. Podrás tener un pito enorme, un buen cuerpo, un pecho peludo y sexy, pero siempre preferirá una pepa, y te dejará por ella. Cuando salgas de tu depresión, sal y corrompe a otro heterosexual. ¡Están por todos lados!