Los brujos de los presidentes latinoamericanos

Muchos de los acontecimientos que se viven actualmente en Latinoamérica guardan una peculiar relación con las creencias de sus dirigentes. Desconocidas para muchos, los dirigentes socialistas mantienen una estrecha relación con diferentes corrientes espirituales.

Cuando en el 2006, el presidente electo de Bolivia, Evo Morales, fue ungido a la manera de los antiguos reyes inkas en las ruinas de Tiwanaku, muchos en Latinoamérica vieron cumplirse las profecías de los antiguos pueblos indígenas. Adornado con un collar de hojas de coca y delante de la bandera arcoiris “güipala”, el socialista Evo Morales estaba dando la espalda a algunos de los ideales propios de la izquierda, abrazando el ideario espiritual de su pueblo. El chamán boliviano Chamalú ha mantenido contactos en los últimos años con el líder del Movimiento Al Socialismo (MAS) y recalca que en los últimos tiempos se ha despertado en él un dormido sentimiento espiritual: “él viene de la tradición socialista, por eso ha ignorado durante mucho tiempo el componente espiritual de su pueblo. Es ahora cuando está recuperando la tradición de los pueblos inkas, como se pudo ver en la toma de posesión”.

Como en Bolivia, los cambios que actualmente se están produciendo en toda Latinoamérica tienen mucho que ver con la recuperación de la sabiduría ancestral.

Oscar Tinajero, “guardián del fuego” en numerosos acontecimientos sociales a lo largo del planeta, relacionado con el movimiento arcoiris y el calendario maya, sahumó en varias ocasiones al subcomandante Marcos. Hace escasos meses, según relató a este corresponsal, en un encuentro en Chiapas, “el guardián de fuego” recogió la aprobación del líder de la pipa al cambio de calendario, movimiento que encabeza el chicano José Argüelles. De la relación con la espiritualidad del líder guerrilero ha dejado pruebas recientemente, cuando inició un viaje por todo el país en una motocicleta, a la que ha llamado “Sombra y luz”. También en uno de los últimos documentos de los zapatistas se hacía mención expresa del calendario maya, con la reproducción del célebre “Tzolkin”, la piedra parlante de la profecía. Se conoce, además, que los guerreros danzantes, de la tradición azteca, pero presentes en las tierras mayas de Chiapas, han rendido homenaje en numerosas ocasiones al líder zapatista, mostrando su apoyo a este movimiento.

Pero Marcos no es el primer líder latinoamericano que aprueba el cambio al calendario 13 lunas

Un decreto del gobierno venezolano fechado el jueves 10 de octubre del 2002, solicitaba en su artículo 5 a la organización de las Naciones Unidas para la educación, la ciencia y la cultura (UNESCO), “una revisión actualizada de un verdadero calendario universal de naturaleza intercultural, con el concurso de todas las civilizaciones y sociedades, sin detrimento de los calendarios correspondientes a cada pueblo, hemisferio, región o subregión del planeta” (Fotocopia). Recientemente, el gobierno venezolano modificó su bandera para dar entrada a una estrella más: la que simboliza al pueblo indígena.

El chavismo y la espiritualidad

La relación con la espiritualidad del presidente Chávez es uno de los temas más recurrentes en el chismosísimo pueblo venezolano. Por ello, las opiniones recogidas en este artículo (no así los hechos) deberán ser analizadas como lo que son: meras opiniones. José Argüelles ha reconocido que, por mediación de la caravana arcoiris de Alberto Ruz, llegó a entrevistarse con Chávez y le comentó la importancia del cambio del calendario, que acabó recogiendo en el documento que publicamos en exclusiva. Son muchas las personas que creen ver en las alocuciones del presidente Chávez, alusiones a los códigos del calendario y afirman que el presidente sigue este calendario astrológico.

Las referencias a Cristo del presidente venezolano son continuas, hasta el punto que, en una entrevista con un medio de comunicación chileno, llegó a reconocer las discusiones sobre este punto con el supuestamente ateo Fidel Castro: “después de muchas horas de discusión, conseguí arrancarle que Cristo fue el primer comunista”, dijo entre bromas y veras Hugo Chávez. La reivindicación de Cristo como ejemplo de compromiso social se ha convertido en un tema recurrente en los medios periodísticos venezolanos, trastocando por completo el tradicional discurso ateo del socialismo.

Pero las relaciones de Chávez con el campo espiritual no terminan ahí. Rafael Sánchez, líder de la comunidad espiritista de Caracas y locutor de una radio comunitaria, afirma con rotundidad que Chávez practica la doctrina espírita, y aún llega más lejos: “El es el espíritu reencarnado de Sucre, de ahí sus continuas referencias a Bolívar, del cual fue muy amigo”.

La sabiduría popular llega aún más lejos. Según señala Uwe Siemon Netton, de la revista Civilization, del Congreso de los Estados Unidos, los fieles de la diosa caribeña, María Lionza, aseguran que Bolívar ya no se aparece en sus cuestiones, porque “ahora se ha reencarnado en Hugo Chávez”.

Y es que, desde hace décadas, Bolívar aparece en los cultos de los sacerdotes de María Lionza, y a él se le encomiendan las curaciones y prodigios mágicos, encendiéndole velas y lámparas, al igual que a la diosa.

La creencia espirista está muy extendida en América Latina, por lo que la supuesta reencarnación de Bolívar ha dado lugar a discusiones entre la propia comunidad espírita, tratando de dilucidar si un espíritu se puede reencarnar en una persona de una cierta edad. En este sentido, la misma revista del Congreso de Estados Unidos cita a la señora Beatriz Viet-Tane, sacerdotisa de Maria Lionza, quien aseguró a la prensa caraqueña hace unos cuantos años que “en el año 2000 un mensajero de luz se levantará de las clases humildes para resucitar la Gran Colombia”. Beatriz Viet-Tane es la misma persona que en 1958 soliviantó los cerros caraqueños contra Richard Nixon, por lo que sus declaraciones tienen una importancia destacada.

La periodista y tarotista Esmeralda Queen echó las cartas a Chávez en 1996 y allí le anticipó el papel político que iba a jugar. El año pasado, Chávez (al igual que su vicepresidente, José Vicente Rangel) volvió a pasar por su consulta. Con la seguridad que le da la confianza de que haya pasado por sus manos, Esmeralda afirma que Chávez tiene sus santeros particulares, que realiza viajes periódicos a La Habana para realizar limpiezas por mediación de Fidel Castro, y que en los últimos meses ha contratado los servicios de un acunpurista chino. Estos detalles son “vox pópuli” en Caracas: “si no, ¿cómo crees que ha podido salvar tantos intentos de asesinato y de golpes de estado?”, repiten una y otra vez los seguidores de Chávez.

Diferentes venezolanos consultados del ámbito espiritual afirman que Chávez tiene una especial predilección por la “palería”, una variedad venezolana de la santería cuyo santuario principal es el de María Lionza, en el estado de Yaracuy.

Las mismas informaciones hablan de que el propio Fidel Castro, quien habría recomendado a Chávez la visita a grandes santeros cubanos sería un devoto de la palería. Edgardo, nativo de Yaracuy, afirma que Castro es el más alto sacerdote de la palería.

Cuadro: El resquebrajamiento de la estatua de María Lionza

El culto a María Lionza se remonta al tiempo anterior a la llegada de los españoles, en el estado de Yaracuy, quienes adoraban a la diosa “Yara”. Representación de la naturaleza y del amor, la leyenda relata que Yara era una mujer de grandes ojos verdes, largos cabellos, sensualidad desbordantes e imponentes caderas que fue raptada por una enorme serpiente que se enamoró de ella. Enterados los espíritus de la montaña de lo hecho por la culebra, decidieron castigarla haciendo que se hinchara hasta que reventara y muriera. Tras ello, eligieron a Yara como dueña de las lagunas, ríos y cascadas, madre protectora de la naturaleza y reina del amor. Con la llegada de los conquistadores, la leyenda sufrió algunas variaciones, tomando el nombre de la virgen cristiana “Nuestra Señora María de la Onza del Prado de Talavera de Nivar”. Con el paso del tiempo, sería conocida como María de la Onza, o María Lionza.

En los años cincuenta del pasado siglo, el culto a María Lionza tomó un espectacular auge con la erección de una gigantesca escultura de la diosa montada en una danta en la autopista del este de Caracas, a la entrada de la Universidad Central de Venezuela. Su importancia queda de manifiesto porque siempre está rodeada de flores.

Hace unos meses, la estatua de María Lionza se resquebrajó, culpándose mutuamente los opositores (que rigen la universidad) y los oficialistas del desastre. Para algunos, ese resquebrajamiento auguraba malos presagios. Días antes de comenzar el reciente Foro Social Mundial, el viaducto que conecta el aeropuerto internacional de Maiquetía y la capital venezolana, se resquebrajaba, inutilizando la vía más importante de acceso, y convirtiendo un trayecto de apenas una hora en seis… Muchos han querido ver en esto, un mal augurio para Chávez.

shared on wplocker.com